Lo que el/la médico te tendría que explicar antes de que “vacunes” a tu hija o hijo o a ti:

1. Experimental. Las «vacunas» con ARN se encuentran en fase experimental. Sólo tienen una aprobación provisional. ¿Quieres que tu hijo o hija sea un cobaya de laboratorio?

2. No recomendado. La OMS no recomienda estas inoculaciones ni para niños-niñas ni para jóvenes. ¿Por qué no queremos hacerle caso?

3. 99,99%. Los niños y niñas tienen una tasa de supervivencia del 99,99% al Covid 19 gracias a su inmunidad natural, sin necesidad de vacunas.

4. Improbable. Una persona joven tiene más posibilidades de morir por un accidente de tráfico, por una caída o por la «vacuna» Covid que morirse por Covid. ¡Ya han muerto 300 jóvenes por estas vacunas en Estados Unidos!

5. Un muerto. La probabilidad de que un niño-niña o joven muera por Covid en Euskal Herria es de 0,00018%. Solo ha fallecido un joven, pero con Covid, no por Covid porque tenía cáncer.

6. Menos contagio. Dicen que los niños-as y jóvenes contagian 8 veces menos que las personas mayores.

7. Miocarditis. Es uno de los efectos secundarios graves de las «vacunas». Eso puede dejarles secuelas para toda la vida.

8. Las «vacunas» no inmunizan bien. El 40% de las personas “vacunadas” pueden contagiarse o enfermar de nuevo. ¿Para qué “vacunarse”?

9. Contra el sistema inmune. Las «vacunas» pueden dañar la inmunización natural, ya que trata de sustituir a nuestro sistema pero sólo contra el covid-19 y no contra otras enfermedades.

10 Esterilidad. Estas inyecciones pueden provocar esterilidad según los prospectos.

Algunas pautas que se proponen a los padres y madres para proteger a sus hijos-as menores en relación a la vacunación experimental y protocolos covid-19

a) Preámbulo

Actualmente, se está llevando a cabo en los menores de edad, contra todo criterio de razón y proporcionalidad, un proceso de inoculación de un medicamento experimental que según algunos investigadores-as podría modificar a largo plazo la genética de la persona . A continuación, se proponen algunas pautas o reflexiones a los progenitores de la realidad en la que nos encontramos en relación a la vacunación de sus hijos menores de edad.

En primer lugar, es de vital importancia que la madre o el padre se empodere. En la mayoría de los casos tiene en contra al Sistema establecido (medios de comunicación, sistema sanitario…), a gran parte de su familia, la familia política, sus amigos, el entorno, la opinión mayoritaria de la sociedad y, en caso de padres discrepantes, al otro padre o madre.

E incluso, en muchos casos, se encuentra con una fuerte oposición de su hijo menor de edad, al cual el aparato mediático ha hecho ver que hay que vacunarse, en unas edades en las que el propio chaval o chavala es muy vulnerable frente al efecto “manada” —ningún niño o adolescente quiere verse excluido del grupo—.

Y también han difundido en la sociedad la idea de que esto es una “opinión” propia de un “antivacunas” o algo parecido. Todo ello hace que el padre o la madre consciente se sienta que está peleando contra todo el mundo, para defender una “opinión”, que además en muchos casos es tildada de egoísta—ya que en muchas personas ha calado la idea impuesta por el Sistema (“Tu vacuna me protege” nos ha estado diciendo Osakidetza en los últimos meses en la publicidad de sus carteles y en las redes sociales) de que además de protegerse a sí mismo, vacunarse es un deber social del “buen ciudadano”—, en contra de la “opinión” mayoritaria.

Pero hay cuestiones que no son opinables. Es una absoluta aberración que se esté inoculando un medicamento experimental —recordemos que estos medicamentos que se han denominado como “vacunas” están en fase de pruebas— a un segmento de edad cuyo índice de mortalidad por covid-19 es infinitesimal, utilizando los propios datos oficiales. Experimentos genéticos de cuya prescripción nadie se responsabiliza.

Esa madre o ese padre ha de tener la completa seguridad de que esto es una decisión basada en el llamado “sentido común”, que el ser humano tiene por su naturaleza, basado en su capacidad de discernimiento, que es una de sus más altas capacidades, y que desgraciadamente en los últimos años está siendo arrancada de la población por parte del Sistema de diferentes maneras, cuestión en la que no ahondaremos aquí.

Por ello, el progenitor que no está de acuerdo con la vacunación experimental debe estar tranquilo y mantener la fortaleza interior, y saber que no se encuentra solo. Somos muchas las personas que estamos juntas en esto y estamos creando una red de apoyo entre todos ellas.

b) ¿Qué hacer y cómo hacer?

En el manejo de esta situación podemos diferenciar dos casos muy diferentes que se expondrán a continuación. En primer lugar, cuando están de acuerdo ambos y, en segundo lugar, cuando es sólo uno de ellos el que no quiere inocular el medicamento experimental y quizás el otro puede no estar de acuerdo. Es el caso de padres (separados o no) discrepantes en esta cuestión. Hay que destacar que también es relevante la propia actitud del menor al respecto, especialmente cuando es más mayor.

1. Ambos progenitores no están a favor de la vacunación experimental

En el caso de que ambos progenitores estén de acuerdo, en principio su principal objetivo debería ser controlar las interacciones de Osakidetza/Osasunbidea con la hija o el hijo, vigilando que no se lleve a cabo una comunicación entre ésta y el menor a espaldas de los padres. Hay que tener en cuenta que las gestiones se pueden realizar tanto de manera presencial o por teléfono como vía web.

Por ejemplo, en la página web https://www.osakidetza.euskadi.eus/ en el menu “serviciosonline” se selecciona “Servicios a la ciudadanía”, ahí “Cita Previa” (donde se puede pedir, consultar o anular una cita pendiente de manera rápida y sencilla) y se puede ver si para el hijo menor se ha solicitado alguna cita previa (por ejemplo, cita para vacunarse). En Osasunbidea: https://car.navarra.es/car/PreLoginCert.aspx?id=50364&referrer=https%3a%2f%2fadministracionelectronica.navarra.es%2fCarpetaSalud%2fcitas%2fsolicitud-cita&serviceDescription=Carpeta+personal+de+Salud&ShowCredentials=

Además, antes del comienzo del curso escolar, los padres deberían entregar al Centro Escolar (y también convendría a la Delegación de Educación) un escrito de NO CONSENTIMIENTO (ESCRITO 1). Este escrito, al igual que los siguientes que se proponen, está dirigido no sólo a que no se le inocule al menor una vacuna experimental Covid, sino también —dado que actualmente no nos podemos fiar de las autoridades sanitarias (sí de los trabajadores sanitarios, no de los que mandan y toman las decisiones) — que no se le metan otro tipo de vacunas u otros medicamentos o PCRs y a que no se le confine de manera arbitraria fuera del domicilio familiar.

Para contemplar una casuística lo más amplia posible que nos podamos encontrar están escritos de forma general, NO CONSINTIENDO LA REALIZACIÓN DE NINGÚN TIPO DE TRATAMIENTO MÉDICO QUE NO SEA DE ASISTENCIA DIRECTA Y URGENTE EN CASO DE ACCIDENTE.

Además, también se debe entregar dicho escrito a Osakidetza/Osasunbidea que no lo ponen fácil, por defecto ponen trabas. Lo lógico sería entregar al Servicio de Atención al Paciente (SAPU), que se supone que es la ventanilla de entrada. Sin embargo ya se han reportado casos en los cuáles alegan problemas de coordinación entre Atención al Paciente y otros departamentos. Por ello, un planteamiento adecuado podría ser entregar el escrito en dos o tres lugares diferentes en este orden: el Servicio de Atención al Paciente, el Centro de Vacunación correspondiente, en el Centro de Salud (Ambulatorio), al propio pediatra del Ambulatorio y en el Hospital adscrito. Cuantas más personas y departamentos mejor, para que no se aleguen problemas de coordinación, y al menos a los dos primeros que se han mencionado, que son los más relevantes.

También se puede presentar en Osakidetza/Osasunbidea un requerimiento formal y fehaciente de información para consentimiento informado sobre la vacuna covid-19 como se hace obligatoriamente con el resto de los tratamientos médicos (5-ESCRITO CONSENTIMIENTO INFORMADO) que esté firmado por un profesional médico avalado por las autoridades sanitarias. La no recepción —o recepción no satisfactoria— del mismo es un argumento de peso para justificar la negativa a la vacunación.

Por otra parte, se propone que los progenitores adjunten a los escritos el documento de DENUNCIA realizado por la Asociación «LIBERUM», ante la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios con el fin de motivar este escrito (4-ESCRITO DENUNCIA LIBERUM).

2. Un padre o madre no quiere la vacunación pero la otra parte si

En el caso de que haya divergencia, la cuestión es algo más complicada. Como norma general, es importante intentar no hacer de esto un motivo de conflicto grave para que no surjan posiciones enquistadas entre los padres. Es importante tener una actitud de amor y empatía, y por supuesto lo ideal sería llegar a un acuerdo.

En cualquier caso, si esto no es posible y se sospecha que el otro padre o madre quiere vacunar al hijo o hija es importante en primer lugar enviarle un burofax en el que se le advierte que para una decisión de este tipo la ley establece que ambos padres deben de estar de acuerdo (3-ESCRITO BUROFAX) y que se derivan penas muy graves por su incumplimiento, especialmente si se produjesen efectos adversos.

También es importante prestar atención a las posibles comunicaciones con Osakidetza/Osasunbidea, tanto del menor como del otro padre-madre—controlando que éste no pida cita para vacunar al hijo o hija a sus espaldas—, bien acudiendo de manera presencial o llamando por teléfono, o bien gestionando y consultando adecuadamente la plataforma web.

Al igual que en el caso anterior, el padre o madre también debe entregar al Centro Escolar (y de manera opcional también a la Delegación de Educación) un escrito de NO CONSENTIMIENTO (ESCRITO 2).

El padre o madre debe entregar sin falta este mismo escrito a Osakidetza/Osasunbidea. En este caso hay que tener muy en cuenta las consideraciones antes realizadas en relación a la entrega de los documentos a diferentes lugares, mejor pecar de exceso que de defecto, cuantas más personas y departamentos mejor—y al menos siempre al Servicio de Atención al Paciente (SAPU) y al Centro de Vacunación correspondiente—, para que por parte de Osakidetza/Osasunbidea no se aleguen problemas de coordinación entre centros.

Esto es de vital importancia ya que el Sistema Sanitario en su operativa y protocolos va a tender a favorecer las posiciones del padre o madre que quiere vacunar.

Por supuesto, a las entregas de estos escritos se propone también adjuntar copias del documento de DENUNCIA realizado por la Asociación «LIBERUM» (4. ESCRITO DENUNCIA LIBERUM).

En cualquier caso, el padre o la madre tiene que saber que, si es acorralado por el otro progenitor, las autoridades sanitarias o incluso a nivel judicial y no encuentra salida, siempre tiene la opción de declarar que sí que está de acuerdo con la vacunación del menor pero, eso sí, siempre y cuando se le conteste a un requerimiento formal y fehaciente de información para consentimiento informado sobre la vacuna covid-19 (5. ESCRITO SOLICITUD CONSENTIMIENTO INFORMADO) firmado por un profesional médico avalado por las autoridades sanitarias que le lleve a elegir la vacunación como mejor opción para su hijo.

Este escrito también puede ser muy relevante en la propia negociación inicial que tiene el padre o madre con el otro progenitor, en la cual de manera amigable le traslada que estaría de acuerdo con la vacunación, siempre y cuando se tuviese la información requerida y este escrito fuese firmado, en el ejercicio de la responsabilidad que tienen ambos por la salud de su hijo o hija.

c) Ultima reflexión

Concluiremos esta reflexión recordándote que no estás solo o sola. Somos muchas personas las que te vamos a apoyar—nos vamos a apoyar entre todos y todas—, pide ayuda cuando la necesites y dala cuando te la pidan. Es además muy importante que nos asociemos de manera formal, aunando esfuerzos, por ejemplo para la realización de acciones comunes o para la contratación de abogados que puedan servirnos de soporte legal, algo que va a ser de enorme importancia en los meses que vienen. Con el fin de dar forma a esto, puedes participar en algún grupo local o de padres y madres de la Plataforma Bizitza o en el grupo específico Bizitza-Gurasoak.

Y mucho ánimo, que estás en la razón, la salud y el amor, y tu causa es justa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad