Tras las exitosas manifestaciones de Donostia y Baiona hay que seguir trabajando duro por la salud y la libertad

– La Plataforma Bizitza recurre el último decreto de Urkullu por discriminación.

– Bizitza llama al resto de sectores y a la ciudadanía a no cumplir el último decreto por muchas razones.

– Queremos decirles a los medios de manipulación que falta a la verdad y al respeto al llamarnos “negacionistas” que este pueblo no os necesita.

– Solicitamos que se tome también aquí la decisión de Gran Bretaña de no inocular masivamente a jóvenes de 12 a 17 años.

– Queremos ofrecer nuestra solidaridad más cálida con todos los pueblos del estado francés contra el bioterrorismo de Macron, a las órdenes de la élite.

– Estados Unidos nos da la razón: no se están haciendo bien los PCR y se ha mezclado el covid con la gripe.

– Queremos denunciar en voz alta por qué aquí no se quieren probar los tratamientos que se están utilizando con más éxito para tratar el covid en el mundo.

– ¿Por qué los datos de hospitalizaciones y defunciones de este verano son iguales o peores que los del año pasado. ¿No sirven las vacunas experimentales?

Segundo recurso a Urkullu. La asociación de consumidores Asgascon, miembro de la Plataforma Bizitza, ha presentado este martes un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) contra el último decreto del lehendakari. El Congreso de los Diputados ratificó el pasado 21 de julio el Decreto 13/2021, donde se reguló que la mascarilla no debe utilizarse en el exterior, cuando se pueda respetar la distancia de 1,5 metros entre personas, ni tampoco todos los casos exentos. Por desgracia, Urkullu aprobó dos días después un decreto que pretende obligar a usar la máscara en el exterior contra el criterio estatal.

Hemos solicitado ante el Tribunal la suspensión cautelar de este apartado del decreto, que deberá ser resuelto en breve, por atentar contra derechos fundamentales como el derecho a la no discriminación.

Este es el segundo recurso que presentamos ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra un decreto del Lehendakari. En el anterior impugnamos el Decreto 23/2021, de 7 de mayo, que no recogía los casos de excepciones en el uso de las mascarillas. Lamentablemente, el Tribunal Superior de Justicia no frenó esa supresión de derechos totalmente ilegal.

No obedecer este Decreto. Bizitza llama al pueblo a oponerse y a incumplir este nuevo decreto de Urkullu. Y que mientras mantengamos una distancia de 1,5 metros no tenemos por qué llevar mascarilla en pueblos o ciudades. ¡Porque tenemos derecho a respirar! Por otro lado, hacemos un llamamiento a los hosteleros, a los propietarios de cines y salas de cultura y al resto de sectores directamente afectados a recurrir y a luchar. Urkullu está siguiendo la orden de Davos de hacer desaparecer el 75% de la hostelería. Ahora, de nuevo, quiere asestarles un nuevo golpe sin datos ni investigaciones. Si lo que dicen fuera cierto, se reunirían con estos sectores antes de elaborar el decreto, darían los datos de un estudio que tedrían que tener hecho y acordarían medidas de apoyo. Pero hasta ahora no lo han hecho ni tienen intención de hacerlo.

Censura y burlas de los medios: ¡basta ya! A quienes se burlan de nosotros y repiten lemas de terrorismo informativo decididos muy lejos de aquí les decimos que los “negacionistas” son las personas que niegan mejores terapias a pacientes, las personas que se niegan a hacer bien los PCRs, las personas que niegan la información al pueblo de que los medicamentos experimentales han matado a casi 30.000 personas según datos oficiales, las entidades que niegan información y hacen una censura como en el franquismo. Si se comparan los tratamientos de la mayoría de los medios de Iparralde sobre la manifestación de Baiona y de los medios de Hegoalde sobre la de Donostia, queda claro el bajísimo nivel de los medios de Hegoalde. Y os vamos a corregir un dato: en Donostia estuvimos cerca de 4.500 personas, no unos «cientos». En concreto, ha sido la manifestación más grande realizada este último año.

En Gran Bretaña, las personas jóvenes a salvo. Algunos países han demostrado sentido común y no van a inocular masivamente a jóvenes de entre 12 y 17 años. Mientras tanto, las consejeras y consejeros de sanidad de aquí hacen todo lo contrario, sabiendo que podrían morir unos veinte jóvenes si vacunan a los-las de 0 a 20 años y se repite en esa franja de edad los porcentajes de mortalidad que, según datos oficiales, han causado los medicamentos experimentales. ¿Les vamos a dejar hacer esa barbaridad? Afortunadamente no tenemos memoria de pez y recordamos que hasta el año pasado las vacunas sólo las tomaban los grupos de riesgo: las personas mayores la de la gripe, las personas que trabajan con animales la del tétano… y los demás no éramos insolidarios-as por no vacunarnos. ¿Pero ahora sí? ¿Es que no confían en sus medicamentos? ¿La inmunidad que ofrecen no es la que nos dijeron al principio?

Solidaridad. El personal sanitario francés no parece ser un buen modelo. Una gran cantidad no se ha querido inocular la “vacuna” (mucho menos que en Hegoalde), ya que han tenido en cuenta los riesgos de estos medicamentos experimentales. Por eso Macron les ha amenazado con expulsarles del trabajo porque si no se inoculan les dejará sin sueldo. El sábado se manifestaron 160.000 personas y ahora en París se pretende reunir a un millón de personas.

Los PCR se hacen mal, como venimos diciendo hace tiempo. La CDC y FDA de Estados Unidos, los organismos encargados de controlar los medicamentos y la salud pública, cambiarán la forma de hacer PCR para diferenciar entre Sars-Covid y el virus de la influenza (gripe). ¿Qué significa eso? Que hasta ahora los test no se han hecho bien y han mezclado covid con gripe. Sus consecuencias son enormes, ya que todos los datos sobre el covid que nos han dado en este último año son erróneos (muertes, enfermedades…) y muchos de ellos eran de gripe. ¿Para qué? ¿Para asustar al pueblo?

¿Dónde están los otros tratamientos? En el mundo hay unos 5 tratamientos covid diferentes que causan menos muertes que los de aquí. Por ejemplo, un grupo que atiende a pacientes a domicilio en Italia (www.ippocrateorg.org) dando un tratamiento precoz a 60.000 pacientes sólo han tenido 10 personas fallecidas. Usando el sentido común, decidieron que como estos pacientes tienen unas defensas bajísimas no debían ser trasladados a lugares donde hay muchos virus, es decir, a hospitales, mientras se pueda dar el tratamiento en casa. ¿Por qué no se quieren usar aquí?

¿No sirven las “vacunas” experimentales? En los últimos meses los datos de ingresos y defunciones son tan malos como los del año pasado y en algunos momentos mayores. Pero hay una gran diferencia, ahora a la mitad de la población se le ha inoculado el medicamento experimental. Al principio nos dijeron que con esas «vacunas» todo se arreglaría. Nosotros dijimos que no y el tiempo nos ha dado la razón. Ahora nuestra pregunta: ¿por qué no nos dicen claramente cuántas de las personas que están en los hospitales están vacunadas y cuántas no? ¿Por qué?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad