Cuando los disidentes no vacunados son los que de verdad están defendiendo la democracia

 

En base a las noticias de Austria donde después de haber optado por confinar a los no vacunados y, después de las protestas habidas, se toma la decisión de confinar a todas las personas vacunadas y no vacunadas si bien a los primeros por un tiempo de 15 días y a los segundos, en principio, de manera indefinida hay que decir de forma clara que el asunto de la vacunación no tiene nada que ver con criterios científicos y si claramente con criterios políticos, y, en este caso, al más puro estilo nazi.

Si resulta que al final se está confinando a todo el mundo con ello se está reconociendo que los vacunados también pueden contagiar, luego ¿donde están los criterios científicos para considerar que los no vacunados contagien más?

La respuesta es clara en ninguna parte existen esos criterios científicos ya que un vacunado con toda probabilidad sea de forma leve o más grave se va a contagiar ya que precisamente se le vacuna para crear los anticuerpos frente al antígeno, mientras que un no vacunado solamente podrá contagiar si desarrolla la enfermedad y, como todos sabemos, como ocurre con la gripe no todos los no vacunados necesariamente van a desarrollar la enfermedad, y si la desarrollan sobre todo en jóvenes sería con una sintomatología muy leve, luego ¿cuál es la razón para confinar tanto a vacunados como a no vacunados haciendo la diferenciación en el tiempo de confinamiento si realmente la población austríaca tiene un mayor porcentaje de vacunados que de no vacunados?. Creo que la respuesta es clara, esto no va de ciencia y si de política.

Igualmente se puede decir algo parecido con lo acontecido con el Gobierno Vasco y el pasaporte covid, en este caso la justicia con su decisión ha defendido tanto a vacunados como a no vacunados dentro del contexto de lo que debe ser una democracia.

El Gobierno Vasco con esta decisión de querer implantar el pasaporte covid con una población con un 80% de vacunación nos ha demostrado que al igual que lo ocurrido en Austria se está colocando en un espectro ideológico propio de lo que ocurrió con el nazismo, donde los criterios científicos realmente brillan por su ausencia y, a continuación cito algunos criterios en los que supuestamente basándose en la ciencia, la realidad es que es todo menos precisamente ciencia:

– El Gobierno Vasco toma estas decisiones en base a que la Incidencia Acumulada a 14 días está aumentando, pero ese estadístico está totalmente condicionado por el número de test de PCR realizados, ya que existe una correlación significativa entre nº de test realizados y nº de positivos obtenidos, por lo que cuantos más test se hagan más positivos se obtienen y, por lo tanto, más Incidencia Acumulada a 14 días ya que esta es la suma en valor absoluto del nº de positivos. Como dato decir, que en las anteriores olas comparando las fases de subida de las olas con las fases de descenso el promedio de test comparativo entre ascenso y descenso es de un 22,34% de menos de test realizados en las fases de bajada, y en lo que ahora nos atañe para haber justificado sus medidas el Gobierno Vasco, se observa que en esta última semana en comparación con la pasada se han realizado un 39,94% más de test, con la consiguiente elevación de la Incidencia Acumulada a 14 días.

A ello hay que unir la falta de aportación de criterios científicos para poner el límite de la IA en 150 y no mantener el 500 que fue el que, en su momento, aconsejó la OMS. –

Con este cambio de criterio, hay que resaltar que a los municipios que están en zona roja, cuando estos tienen menos de 2.500 habitantes, con que solo haya 1 positivo en 14 días ya tendrían una IA de 500, por lo que si ese valor referencia se establece en 150, pasaríamos a que serían los municipios menores de 10.000 habitantes los que con solo un positivo en 14 días superarían ese límite para pasar a zona roja, no llegando ni tan siquiera a 1 positivo en 14 días en municipios de menos habitantes.

– El supuesto del pasaporte covid está motivado por el contagio que puede generarse con las personas, por no estar supuestamente inmunizadas, pero este argumento no es en su totalidad un argumento científico en toda su magnitud, ya que, por una parte, y como se ha comentado en el caso de Austria, un no vacunado puede o no contagiar ya que para ello debe contraer la enfermedad y como sabemos, al igual que la gripe no todo aquel que no se haya vacunado coge gripe.

Sin embargo, lo que está claro es que una persona vacunada tiene probabilidades más que suficientes para desarrollar la enfermedad de forma leve, en principio para eso se vacuna de manera que su cuerpo desarrolle los anticuerpos correspondientes y, como ya se reconoce, por parte de la administración sanitaria, los vacunados pueden contagiarse y contagiar, ¿entonces cuál es la razón científica para que se discrimine a los no vacunados, si los vacunados también contagian?, ¿cuál es la razón científica para exigir este pasaporte covid a los no vacunados si se reconoce que la vacuna no inmuniza a todas las personas que se la han puesto?.

– Una medida de este tipo con lo comentado anteriormente, y que, en este momento afecta a un 11% de personas no vacunadas, si no contabilizamos a la franja de edad de los pequeños de 0 a 12 años, frente al 81% de la población vacunada, que como se reconoce también puede contagiarse y contagiar, nos podíamos preguntar, ¿que porcentaje con posibilidad de contagiar es mayor el de vacunados o el de no vacunados?, ¿cuál debe ser la apuesta de una sanidad racional tener miedo al contagio del 11% o de un 81%?,¿cuál es la razón científica para querer imponer este pasaporte covid?. Al igual que en Austria la razón no es científica y si de índole político, lo preocupante es que ese índole político es propio de las dictaduras. Es cierto que este mismo cariz se está dando también en otros países de Europa, incurriendo los partidos progresistas en un mismo error por no defender derechos y libertades y ya estamos viéndolo en algunos países con el ascenso de posiciones políticas poco democráticas.

Si nos atenemos a Euskadi tenemos tanto al gobierno como a todos los partidos de la oposición apoyando este tipo de decisiones, dejando la defensa del respeto a los derechos y libertades al albur de la demagogia de la ultraderecha y lo que es peor, siendo unos irresponsables por fraccionar a la sociedad, y, en nuestro caso concreto a la vasca, para que nos dividamos entre vacunados y no vacunados, a lo cual yo me niego, ya que tanto vacunados como no vacunados, y, en especial los primeros, por haber cumplido con las directrices del gobierno, tenemos que estar en la misma lucha que no es otra que recuperar esos derechos y libertades que nos han usurpado a todos sean vacunados o no, rompiendo con esa dialéctica perversa del Gobierno Vasco y de todos los partidos del Parlamento Vasco con su callada por respuesta, en la que difunden a los vacunados una criminalización de los que no lo han hecho, por poderles contagiar, cuando curiosamente, y reconocido por el propio gobierno también los vacunados pueden contagiar, por lo que desde aquí pido a los vacunados y no vacunados que no se caiga en esta trampa que lo único que tiene como objetivo es la división de la sociedad vasca.

Es por ello que los que realmente están creyendo en la democracia en este momento son los disidentes no vacunados, por lo que animo a los vacunados que se unan a la causa de defender un bien preciado en nuestra sociedad, que últimamente está vilipendiado como es el ser y ejercer como un pueblo en el que el sentir sea verdaderamente democrático, ya que los políticos, en este momento, están demostrando no creer en ese concepto por lo que de esa forma seríamos los ciudadanos los que ocuparíamos ese espacio para que no quede al albur de la demagogia de opciones políticas poco democráticas, porque no se si se dan cuenta Sres políticos vascos con su actuación y sus decisiones están haciendo políticas propias, donde la democracia brilla por su ausencia, pero como se suele decir al final siempre triunfa más el original que la fotocopia, así que empiecen a reflexionar porque puede ser que al final sea tarde, a no ser que sea precisamente la sociedad, con su posicionamiento, que Vds tanto critican, quien acabe salvándonos.

———-

Tras las exitosas manifestaciones de Donostia y Baiona hay que seguir trabajando duro por la salud y la libertad

– La Plataforma Bizitza recurre el último decreto de Urkullu por discriminación.

– Bizitza llama al resto de sectores y a la ciudadanía a no cumplir el último decreto por muchas razones.

– Queremos decirles a los medios de manipulación que falta a la verdad y al respeto al llamarnos “negacionistas” que este pueblo no os necesita.

– Solicitamos que se tome también aquí la decisión de Gran Bretaña de no inocular masivamente a jóvenes de 12 a 17 años.

– Queremos ofrecer nuestra solidaridad más cálida con todos los pueblos del estado francés contra el bioterrorismo de Macron, a las órdenes de la élite.

– Estados Unidos nos da la razón: no se están haciendo bien los PCR y se ha mezclado el covid con la gripe.

– Queremos denunciar en voz alta por qué aquí no se quieren probar los tratamientos que se están utilizando con más éxito para tratar el covid en el mundo.

– ¿Por qué los datos de hospitalizaciones y defunciones de este verano son iguales o peores que los del año pasado. ¿No sirven las vacunas experimentales?

Segundo recurso a Urkullu. La asociación de consumidores Asgascon, miembro de la Plataforma Bizitza, ha presentado este martes un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) contra el último decreto del lehendakari. El Congreso de los Diputados ratificó el pasado 21 de julio el Decreto 13/2021, donde se reguló que la mascarilla no debe utilizarse en el exterior, cuando se pueda respetar la distancia de 1,5 metros entre personas, ni tampoco todos los casos exentos. Por desgracia, Urkullu aprobó dos días después un decreto que pretende obligar a usar la máscara en el exterior contra el criterio estatal.

Hemos solicitado ante el Tribunal la suspensión cautelar de este apartado del decreto, que deberá ser resuelto en breve, por atentar contra derechos fundamentales como el derecho a la no discriminación.

Este es el segundo recurso que presentamos ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra un decreto del Lehendakari. En el anterior impugnamos el Decreto 23/2021, de 7 de mayo, que no recogía los casos de excepciones en el uso de las mascarillas. Lamentablemente, el Tribunal Superior de Justicia no frenó esa supresión de derechos totalmente ilegal.

No obedecer este Decreto. Bizitza llama al pueblo a oponerse y a incumplir este nuevo decreto de Urkullu. Y que mientras mantengamos una distancia de 1,5 metros no tenemos por qué llevar mascarilla en pueblos o ciudades. ¡Porque tenemos derecho a respirar! Por otro lado, hacemos un llamamiento a los hosteleros, a los propietarios de cines y salas de cultura y al resto de sectores directamente afectados a recurrir y a luchar. Urkullu está siguiendo la orden de Davos de hacer desaparecer el 75% de la hostelería. Ahora, de nuevo, quiere asestarles un nuevo golpe sin datos ni investigaciones. Si lo que dicen fuera cierto, se reunirían con estos sectores antes de elaborar el decreto, darían los datos de un estudio que tedrían que tener hecho y acordarían medidas de apoyo. Pero hasta ahora no lo han hecho ni tienen intención de hacerlo.

Censura y burlas de los medios: ¡basta ya! A quienes se burlan de nosotros y repiten lemas de terrorismo informativo decididos muy lejos de aquí les decimos que los “negacionistas” son las personas que niegan mejores terapias a pacientes, las personas que se niegan a hacer bien los PCRs, las personas que niegan la información al pueblo de que los medicamentos experimentales han matado a casi 30.000 personas según datos oficiales, las entidades que niegan información y hacen una censura como en el franquismo. Si se comparan los tratamientos de la mayoría de los medios de Iparralde sobre la manifestación de Baiona y de los medios de Hegoalde sobre la de Donostia, queda claro el bajísimo nivel de los medios de Hegoalde. Y os vamos a corregir un dato: en Donostia estuvimos cerca de 4.500 personas, no unos «cientos». En concreto, ha sido la manifestación más grande realizada este último año.

En Gran Bretaña, las personas jóvenes a salvo. Algunos países han demostrado sentido común y no van a inocular masivamente a jóvenes de entre 12 y 17 años. Mientras tanto, las consejeras y consejeros de sanidad de aquí hacen todo lo contrario, sabiendo que podrían morir unos veinte jóvenes si vacunan a los-las de 0 a 20 años y se repite en esa franja de edad los porcentajes de mortalidad que, según datos oficiales, han causado los medicamentos experimentales. ¿Les vamos a dejar hacer esa barbaridad? Afortunadamente no tenemos memoria de pez y recordamos que hasta el año pasado las vacunas sólo las tomaban los grupos de riesgo: las personas mayores la de la gripe, las personas que trabajan con animales la del tétano… y los demás no éramos insolidarios-as por no vacunarnos. ¿Pero ahora sí? ¿Es que no confían en sus medicamentos? ¿La inmunidad que ofrecen no es la que nos dijeron al principio?

Solidaridad. El personal sanitario francés no parece ser un buen modelo. Una gran cantidad no se ha querido inocular la “vacuna” (mucho menos que en Hegoalde), ya que han tenido en cuenta los riesgos de estos medicamentos experimentales. Por eso Macron les ha amenazado con expulsarles del trabajo porque si no se inoculan les dejará sin sueldo. El sábado se manifestaron 160.000 personas y ahora en París se pretende reunir a un millón de personas.

Los PCR se hacen mal, como venimos diciendo hace tiempo. La CDC y FDA de Estados Unidos, los organismos encargados de controlar los medicamentos y la salud pública, cambiarán la forma de hacer PCR para diferenciar entre Sars-Covid y el virus de la influenza (gripe). ¿Qué significa eso? Que hasta ahora los test no se han hecho bien y han mezclado covid con gripe. Sus consecuencias son enormes, ya que todos los datos sobre el covid que nos han dado en este último año son erróneos (muertes, enfermedades…) y muchos de ellos eran de gripe. ¿Para qué? ¿Para asustar al pueblo?

¿Dónde están los otros tratamientos? En el mundo hay unos 5 tratamientos covid diferentes que causan menos muertes que los de aquí. Por ejemplo, un grupo que atiende a pacientes a domicilio en Italia (www.ippocrateorg.org) dando un tratamiento precoz a 60.000 pacientes sólo han tenido 10 personas fallecidas. Usando el sentido común, decidieron que como estos pacientes tienen unas defensas bajísimas no debían ser trasladados a lugares donde hay muchos virus, es decir, a hospitales, mientras se pueda dar el tratamiento en casa. ¿Por qué no se quieren usar aquí?

¿No sirven las “vacunas” experimentales? En los últimos meses los datos de ingresos y defunciones son tan malos como los del año pasado y en algunos momentos mayores. Pero hay una gran diferencia, ahora a la mitad de la población se le ha inoculado el medicamento experimental. Al principio nos dijeron que con esas «vacunas» todo se arreglaría. Nosotros dijimos que no y el tiempo nos ha dado la razón. Ahora nuestra pregunta: ¿por qué no nos dicen claramente cuántas de las personas que están en los hospitales están vacunadas y cuántas no? ¿Por qué?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad